Jue05232019

Últ. Act.Jue, 23 May 2019 2pm

Back Usted está aquí: Tapa | Editorial | "Que el Nunca Más sea posible y no sólo una frase..."

Editorial

"Que el Nunca Más sea posible y no sólo una frase..."

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

(por JORGE SANDOVAL. de la redacciòn de REFLEJOS).- Los 24 de marzo suelen ser la fecha elegida por la mayoría para repudiar lo que fue la última dictadura militar en el país y que comparto totalmente.

Sólo que en lo personal me pasa también que siempre en esta fecha me pongo a pensar en lo que recuerdo de esa época. Tenía 14 años en el golpe militar del ‘76, ya laburaba porque el mango en casa no alcanzaba, también estudiaba de noche y siempre tengo presente, que mucha de la gente que yo frecuentaba apoyaba ese golpe.

Por qué? Un país sumido en el caos por la poca capacidad para ejercer el cargo de una mujer como María Estela Martínez cuyo único mérito fue ser la última esposa de Juan Domingo Perón y en las sombras, o no tanto, quien ejercía el auténtico poder, un personaje siniestro como López Rega.

Gremios muy combativos, crisis económica y también los denominados grupos subversivos que creían que había que cambiar el rumbo del país aplicando cualquier método.

La violencia era una cosa cotidiana y la mayoría de los habitantes de este país sólo querían paz, parecía que sin importar quien fuera el pacificador.

Con medios periodísticos que apoyaban abiertamente un golpe militar, con políticos de la oposición que no supieron o no pudieron encontrar una alternativa, con una democracia muy débil, la llegada al poder de los militares parecía ser la única alternativa posible.

Así fue y lamentablemente con mucho consenso en la población.

Lo que ocurrió en ese tiempo y después fue algo que no debe repetirse: El terrorismo de un Estado que hizo desaparecer y matar con total impunidad, que combatía cualquier ideología que no comulgue con la suya es uno de los Nunca Más que aliento fervorosamente.

Pero también que quienes hoy tienen responsabilidades políticas en esta Argentina sean concientes del rol que deben desempeñar para evitar que se repitan las condiciones que posibilitaron un caldo de cultivo que inevitablemente termina en un país gobernado por un dictador, que al menos en el inicio es aceptado por muchos como alguien que viene a poner orden en un mundo de caos.

Sólo si aceptamos los errores de quienes eran los dirigentes políticos de aquel entonces, la labor nefasta de los medios periodísticos que lo alentaron, de los ciudadanos que jamás debemos permitir que haya otro gobierno que no sea el elegido a través de las urnas, que no debemos mirar para otro lado excusándonos en el «algo habrán hecho», podemos sentar las bases para que el Nunca Más sea posible y no sólo una frase...