Lun09242018

Últ. Act.Lun, 24 Sep 2018 1pm

Back Usted está aquí: Tapa | Política | Categorías | Educación | TITI ORESTI “LA EDUCACIÓN ES EL PAN DEL ALMA”

Educación

TITI ORESTI “LA EDUCACIÓN ES EL PAN DEL ALMA”

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

En el día del maestro, Reflejos dialogó con la docente jubilada Elvira “Tití” Oresti, quien se dedicó a la docencia durante toda su vida en nuestra ciudad, escuelas rurales y en Buenos Aires.

Tití ejerció como docente durante 50 años, habiéndose recibido en el Instituto Niño Jesús en el año 1951 y dando su primer clase – ya titulada - en 1952 en la escuela rural “Los Cerritos” de la estancia Los Chilenos hacia donde viajaba una vez por semana en tren para dar sus clases.

“Me dediqué toda la vida a la docencia y es algo que volvería a hacer. Ya cuando estudiaba el tercer año de magisterio tenía alumnos particulares. Me jubilé en el año dos mil” relató a la vez que recordó que en la antigua escuela de comercio (Hoy Secundaria Nº2) de Pigüé, trabajó mucho tiempo sin percibir sueldo.

Al ser consultada sobre la situación actual de los docentes en cuanto a la lucha por salarios y condiciones dignas para ejercer su profesión, Oresti opinó “Los docentes tienen que tener mucha paciencia. No ponerse violentos o nerviosos porque eso les va a perjudicar su salud también. Tienen razón de quejarse porque a veces el sueldo docente es el único sostén de la casa pero también tiene que comprender que la educación es la clave del progreso. Es como si fuera el pan del alma. Los docentes están percibiendo poco sueldo pero son pocos los docentes que están frente al aula. Se han creado muchos cargos y está bien que estén todos los gabinetes que son necesarios para la situación que están viviendo muchos chicos y que también vivieron antes” sostuvo.

Al hablar de algunos casos de abusos de licencias que se dan en la licencia, Tití relató una experiencia que ella vivió en el año 1958 cuando daba clases en una escuela de Saavedra que pertenecía al Consejo 10mo de Belgrano “Trabajé dos años y yo era suplente y en ese cargo había cinco docentes titulares. La directora no conocía a las titulares. Sólo tenía los nombres pero decía que eran señoras de médicos y la mayor parte de ellas estaba con licencia por psiquiatría. Eso ya ocurría en el año ’58” describió la docente jubilada.

“Sigan educando porque nuestra Patria Argentina, sin calidad educativa no tiene presente ni futuro”, concluyó Elvira Tití Oresti.

notas relacionadas: "HISTORIAS DE VIDA: ELVIRA TITI ORESTI"